Te los muerdes, los estiras, los frunces, maquillas… Los labios  son protagonistas de tu cara. No solo por su función (comer, hablar, besar…), sino porque son la parte del cuerpo más visitada por las miradas de los demás (después de los ojos).

¿Les prestas la suficiente atención? ¿Los cuidas como se debe?

Maquillaje = sequedad

Las bases y productos de maquillaje resecan mucho la epidermis, al igual que las barras de labios. Se pueden usar, por supuesto, pero siempre en su justa medida y observando que respeten el PH de la piel”.

Rompe con el tabaco

El tabaco, con el calor y el humo que desprende, provoca el envejecimiento de la zona. Un mal hábito que debes evitar si quieres mantener un contorno bonito. Y ¡qué decir de las consabidas arruguitas de la fumadora!”.

¡No te los muerdas!

Una costumbre muy mala que tenemos las mujeres cuando nos encontramos en situaciones de nervios y estrés es mordernos los labios”. Es innegociable, “es una de las principales cosas a evitar si queremos mantener unos labios bonitos”.

Vitamina C

Es buenísima para la piel, pero para esta zona en especial”. Apuesta por los zumos de naranja. “¡Notarás la diferencia!”, palabra de experta.

Hidratación

“Parece muy básico, pero no siempre recurrimos a este tipo de truquitos. Como siempre, el agua es fundamental para que la piel esté tersa y fresca, pero añadir un bálsamo labial cuando notemos sequedad nos aporta un plus de hidratación perfecto”.

Exfolia

“Entre los cuidados vitales, la exfoliación también es un punto importante. No hay que abusar, pero al menos una vez a la semana podemos hacer una mascarilla a base de azúcar y miel y aplicarla en la zona de los labios.  10 minutos bastarán para conseguir un buen efecto”.

Proteger del sol, aunque no sea verano

Utiliza siempre productos con SPF para evitar marcas y arrugas.

Descansa, tómate tu tiempo

“Cuidarse comienza por mimarse a una misma. Y estar descansada hace que el cuerpo y la mente se relajen disminuyendo los signos de la edad en la piel y, con ello, las zonas específicas como el contorno de los labios”. Regálate tiempo.